¿El amor romántico es lo peor que pudo sucederle al amor?

Inline Image
Fotograma de Hiroshima mon amour (1959), Alain Resnais

Llevo varios años repasando esta pregunta de diversas maneras, desde El Banquete de Platón y ¿Por qué duele el amor? de Eva Illouz; hasta los testimonios sobre poliamor que me han contado mis amigas y amigos y la búsqueda que varios hemos emprendido por la horizontalidad y la responsabilidad afectiva; como siempre, vuelvo a mi experiencia para intentar alumbrar un par de respuestas.

La más inmediata: no quiero negarme a dolor del amor y creo que abolir el amor romántico no es una solución; también me parece necesario construir una reflexión sobre el amor romántico desde un feminismo que también incluya a los varones. Esto lo concluí después de seguir hace un par de semanas una serie de conversatorios sobre el amor romántico que coincidió con unas lecturas que estoy haciendo sobre Maurice Blanchot. En Blanchot encontré la siguiente idea: “nada que comunicar, “entre usted y yo, la separación definitiva: la amo”. Una paradoja en la relación: la ausencia del Otro es su presencia como Otro.

Esta cita está en relación directa con las ideas de Marguerite Duras que, en Hiroshima, mon amour ubica a los amantes en diferentes tiempos: en la evocación de un momento que se diluyó en la Historia (Nevers durante la ocupación nazi) y en el presente que construyó la guerra (Hiroshima) en la que el encuentro con el Otro está dado de manera inmediata a través del cuerpo. En ambos momentos está presente una extraña distancia con el Otro; es la memoria la que se impone.

Pero no todo es distancia en Hiroshima, mon amour, para Bataille y para Blanchot el encuentro sexual es la afirmación de la continuidad; para Duras la noción de Eros contiene también al deseo, para ella no hay contradicción, goce y agonía se encuentran. Mientras escribo esto me pregunto en qué momento yo separé amor de deseo; creo que fue una búsqueda moral de herencia cristiana: yo sentía deseo independiente del amor y me preguntaba por el lugar que ocupaba la culpa.

Por esa misma época empecé a “deconstruir el mito del amor romántico”, iba de la mano con mi proceso de recuperación de una relación fallida en la que creía que debía existir una suerte de armonía plena; una posesión absoluta, lo contrario a lo que señala Blanchot. ¿estaba yo hechizada por el amor romántico? no lo creo. Los mitos del amor romántico tal y como los estudia Illouz están dados a partir de un análisis del amor y su relación con el mercado y cómo opera el deseo desde la ideología. Por eso cuando hablamos de amor romántico hay que saber en qué discurso nos colocamos, en el proyecto por abolirlo creo que se pierde de vista la pertinencia de algunos de esos “mitos”. En mi caso yo me preguntaba por la distancia de los amantes, pensar en ese tiempo que lo que estaba mal era “el modelo” me habría desviado de todo esto que ahora sé.

Porque actualmente el discurso del mito del amor romántico suele estar acompañado más por las alternativas a éste que por un análisis de sus relatos (a la manera de Illouz desde la sociología). De tal suerte que se propone una especie trabajo con las emociones propias y una gestión en las relaciones sexo afectivas con la pareja en potencia. Respecto a la gestión con el otro no deja de atravesarse en mí las palabras e Blanchot “la relación de alteridad es la imposibilidad misma”, ¿dónde está el éxito de la gestión en eso?

En mi relación con D., por ejemplo, los gustos comunes al principio fueron un gran problema, “no encajamos como un puzzle” me escribió un día y yo sabía que me había enamorado de él no por ese tipo de semejanzas, había sido algo más, un flechazo; un rayo difícil de gestionar en un inicio. Con el tiempo el flechazo devino en un amor con mucha amistad, ¿es esa la horizontalidad? tal vez, es la única horizontalidad amorosa que he experimentado hasta ahora. También descubrí algo más: nunca existe una experiencia compartida del amor, el amor que vivenciamos con el otros no es un mismo amor; tenemos nuestra propia mirada sobre él; y sí, tal vez el único momento de comunión plena sea el éxtasis que dice Bataille. Tal vez no hay puentes de comunicación, ni gestiones posibles, pero sí podemos perder el miedo de los adjetivos con los que llaman al amor.

Y esa “pérdida del miedo a los adjetivos” se relaciona con no considerar de entrada que el modelo del amor romántico hace daño al amor porque toda relación, más allá de su difícil gestión, es una especie de “obra en proceso” (e incluso un análisis del discurso a la manera de Barthes con su Fragmentos de un discurso amoroso). No hay modelos definitorios para una relación (y esa es la gran pregunta que justo pone sobre la mesa la reflexión sobre el amor romántico). Por lo tanto, desde mi experiencia, en lugar de considerarlo como el modelo de un fracaso prefiero posicionarlo desde la experiencia.

“Lo único que se puede hacer es hablar de la imposibilidad de hablar de Hiroshima, pues el conocimiento de Hiroshima es a priori una equivocación ejemplar del espíritu” escribe Marguerite Duras. La poesía, la locura, los arrebatos místicos y eróticos se asemejan en esa tarea imposible de nombrar lo innombrable. En el borde de esta búsqueda está la obra de Duras que explora los límites de la representación verbal y visual, por eso Hiroshima no significa ya el lugar histórico, puede ser el nombre del amante, pero este gesto de volver a nombrar alberga también la imposibilidad de conocerlo plenamente. Esto me hace pensar que tal vez no quiero buscar otro nombre para el amor, lo abrazo en su imposibilidad de aprehenderlo.


Las citas son del libro “Marguerite Duras. La textura del deseo” de Amelia Gamoneda.

Un comentario sobre “¿El amor romántico es lo peor que pudo sucederle al amor?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s