Amazonas al borde de un ataque de nervios, ¿qué es lo femenino?

A mi querida amiga H. 28 muñeca de papel

Quiero insistir en el tema del género no binario que traté la semana pasada porque de aquí derivaré algunos artículos posteriores en donde revisaré varias ideas de Platón; pero sobre todo porque para mí, el esquema del triángulo sustituyendo al cuadrado ha sido fundamental para la construcción (y deconstrucción) de mi identidad. Espero que a ustedes también les ayude.

Hace ya unos meses vi una comedia romántica francesa que me pareció muy entretenida, en ella se planteaba una distopía en la que las mujeres llevaban el control de la sociedad, un hombre “machista” de nuestros días aparece en ese mundo, encuentra a una mujer y comienza una especie de enamoramiento extraño. En la escena del encuentro sexual ella le cuenta que en su sociedad la mujer tiene el poder porque de ellas depende la gestación. Si para nuestra sociedad la fertilidad hizo de la mujer un sujeto pasivo; en aquella, las mujeres con el designio de la procreación (también “natural” y “divino” podríamos suponer) eran como una especie de guerreras amazonas con el absoluto gobierno de su sexualidad y de su cuerpo.

La costilla de Adán

Es más, en nuestra sociedad parece un contra sentido la idea de la amazona como guerrera y madre a la vez, esto debido a estereotipos heredados de la lógica binaria. El problema con dicha lógica es que excluye, jerarquiza y marginaliza, el pensamiento griego construye la realidad de ésta forma: idea/materia, ser/no ser, no hay espacio para lo mixto o transitorio. La mujer, en este sentido, se define desde la falta y lo inacabado en oposición al varón que es el representante de “lo humano” completo y acabado[1]. La tradición cristiana terminará de definir a la mujer delegándola como subordinada del varón, cuyo propósito es el de mera compañía y su finalidad es la de la procreación y maternidad.

El filósofo Antonio Gramsci introdujo el concepto de “hegemonía cultural” para referirse a cómo desde el poder se construyen ideologías que se toman como normas válidas, naturales y universales. El ejemplo de las “amazonas alumbradoras” sirve para explicar cómo la maternidad puede leerse en sentidos diferentes dependiendo del interés del statu quo, de esta forma el binario construye ideológicamente pares de opuestos que siguen vigentes en nuestro imaginario social:

esquema 2
De tal suerte que el varón, al ser el representante de la razón, es el único que puede ejercer el poder, la mujer “siempre guiada por sus emociones” está fuera de esta esfera. Sí, podrán ser amazonas, pero siempre correrán el riesgo de ser víctimas de un ataque de nervios. Como se podrá intuir, hay un tipo de justificación “natural” basada en rasgos físicos como la fuerza física y rasgos psicológicos como la predestinación a las emociones, como si éstos fueran determinantes para la construcción del género. La construcción de un pensamiento hegemónico binario también trae consigo otros pares de opuestos que son importantes de considerar debido a la discriminación que históricamente ha sufrido la diferencia:

civilización-barbarie
pobre- rico
hombre blanco-hombre negro
heterosexual- homosexual
el mundo adulto- el mundo infantil

Lo crudo y lo cocido (y el término medio)

No podemos seguir pensando lo femenino desde la falta ni lo masculino desde la norma. La idea radical de éste argumento es que al entender que tanto nuestra identidad sexual como nuestra construcción de género son un proceso plástico,  mutable y fluente,  la identidad como algo fijo y definitorio se viene abajo como un castillo de naipes que deconstruye en su caída todo lo que nos parecía natural y sólido: el género, la nación, la familia, el amor romántico, la política, etc[2]. En este panorama medio post-apocalíptico, medio post-humano que siempre se cuestiona la validez de todo discurso, la pregunta “¿quién soy yo?” puede producir vértigo.

Y, sin embargo, para mí, el esquema del triángulo me parece bastante esclarecedor para responder en cada momento de nuestras vidas esa pregunta, lo traigo del artículo anterior:

esquema

En donde lo “no femenino” y lo “no masculino” (el término “medio” entre el binomio de lo crudo y lo cocido) siempre cuestionará la heteronormatividad y puede representarse en cosas como: incorporar elementos de la estética personal femenina en la moda masculina (uñas pintadas, maquillaje, faldas, accesorios, cabello largo) y viceversa (Marlene Dietrich vestida de traje); la estética de David Bowie o de Freddie Mercury, varones que incorporaren ademanes “femeninos” en su personalidad (afeminamiento) y lo contrario (“tomboy”), personas del llamado “tercer género” como los hijras[3] de la India, los muxes zapotecas, el drag, el arte camp y  el flamboyant; en fin, todas esas manifestaciones en las que la identidad de género no depende necesariamente ni de su orientación sexual ni del sexo biológico.

Pensar de forma dialéctica, a través del triángulo y no del cuadrado tiende un puente entre lo diferente y lo que somos, a la vez nos permite moldearnos a partir de las manifestaciones con las que nos identificamos sin por eso atarnos a algo; el drag por ejemplo me enseñó que ninguna manifestación artística le es propia a un género. Para mí, el sexo visto en todas sus dimensiones y posibilidades es el camino más fascinante por el que podemos conocernos y mostramos al otro, siempre insisto en esta idea y por eso quería tratarla ahora desde la construcción de género. Nuestra responsabilidad es con nosotros mismos, es necesario cuestionar la hegemonía para proyectar nuestra identidad, es necesario resistir.


[1] Aristóteles define a la mujer como “un macho que no ha alcanzado un máximo desarrollo” y siglos después Sigmund Freud se referirá al clítoris como un pequeño pene.

[2] Y es por esta razón, creo yo, que el feminismo es tan controversial porque duda de toda hegemonía.

[3] Mal considerados “eunucos” (varones sin desarrollo sexual) porque la genitalidad no define el género.

4 comentarios sobre “Amazonas al borde de un ataque de nervios, ¿qué es lo femenino?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s