Vírgenes, tacones y látex, sobre el fetichismo sexual

virgenes, latex
Bettie Page, modelo estadounidense. Icono de una virgen de Andrei Rublev.

El catolicismo que tenemos a la mano se alimentó de varias prácticas religiosas africanas y caribeñas que consideraban el fetiche (del portugués feitiço: hechizo) como un representante de un poder superior. De esta forma se les rendía culto a ciertos objetos materiales confeccionados con ese fin: máscaras, vasijas, piedras; mientras que a otros se los tomaba como amuletos: los dientes o los cabellos de los enemigos vencidos en guerra. El fetiche si bien representa un poder superior, se le toma a sí mismo como parte de ese poder superior, es decir como una presencia, de ahí que se le adore o se hagan rituales en su honor, se le toma como una parte de un todo: una metonimia.

De la misma forma ciertos iconos religiosos “no hechos por manos humanas” (manifestaciones divinas, como el manto de la Virgen de Guadalupe) funcionan como presencias mediadoras entre el adorador que les rinde culto y ese poder superior contenido y presente en ella, en esta relación interviene el símbolo, el ritual y con suerte (si la virgen escucha las plegarias) el milagro. Esta relación es la misma que se mantiene en el fetichismo sexual, ambas parten de una base simbólica y metonímica, se toma una parte por el todo: el tacón (retifismo) por el pie (podofilia), el pie como la parte de la mujer deseada. Lo curioso aquí es que el “fetichista” así como el adorador católico no ve estas relaciones como escalones o como un medio para llegar a un fin, el fetichista no considera al tacón como una representación de la mujer, el católico sabe que es la Virgen la que se plasmó así misma en el manto, el fetichista encuentra el placer ya en el objeto, el tacón no es el sustituto de nada, es la presencia.

El fetiche nace de lo simbólico y por lo tanto vive en la cultura. Encontramos pruebas de ello en la publicidad pero también en los sueños, les otorgamos significados construidos a elementos como ojos, dientes o pies. En la publicidad un ojo alude a una mirada que puede ser sensual o necesitar gafas, en el sueño el ojo puede guardar relación con algo que nos causa temor. Sexualmente, una parte del cuerpo puede provocar gozo por sí mismo (parcialismo), como el placer por las manos, por los pies, por el cabello, o por frotarse contra alguna parte del cuerpo, etc. Pero también un objeto puede representar una parte del cuerpo (como el anillo a la mano) y en este caso el fetiche despertaría el ritual.

El ritual honra lo simbólico, el acto de la mujer de vestir lencería blanca el día de su boda, por ejemplo, constituye un ritual. Una de las eróticas que más involucra el fetichismo es el BDSM, el bondage hace con el látex una suerte de segunda piel, jugando con nuestra anterior comparativa, podríamos decir que el látex funciona como un ícono: ya no es una representación de la piel, sino que se presenta a él mismo y su ritual es el juego erótico que hay alrededor de él: el acto de vestirse, el exhibicionismo, las posturas que se adoptan una vez vestido y la variedad de sensaciones que despierta un material como éste.

En nuestro mundo de signos y representaciones, el fetiche puede establecer relaciones que no siempre siguen un orden esperado, lógico o convencional. El uso del látex guarda más relación con los juegos de rol sexuales que con el coito, altera lo que la norma esperaría de cualquier relación sexual. La metonimia, el sueño y el lenguaje también están en constante conflicto con las relaciones lógicas, prueba de ello es el fetiche de la boca: metonímicamente unos labios rojos son la parte de una mujer hermosa y en la riqueza del albur mexicano se le dice “el chimuelo” a esos labios que besan sin dientes.

2 comentarios sobre “Vírgenes, tacones y látex, sobre el fetichismo sexual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s