Sexo virtual en una sala de chat, apuntes sobre las fantasías sexuales

4.1_01
Fotograma de la película “Closer”. Hay una escena divertida en la que el personaje interpretado por Jude Law se hace pasar por una mujer en una sala de chat y tiene una plática sexual con el personaje interpretado por Clive Owen.

Muchas fantasías sexuales son demasiado perversas, tal vez en eso radique la imposibilidad de llevarlas al plano de lo realizable; sin embargo, tienen un poder creativo indudable, son como los engranajes de las experiencias que vivimos en nuestra relación con el deseo y con el otro. A mi parecer esa es la razón por la que a veces es tan difícil separarlas de lo que estaríamos dispuestos de llevar a cabo, porque para mí, nuestro día a día está lleno de material virtual: lo que imaginamos, lo que proyectamos a futuro, los sueños, los deseos, las fantasías (no sólo sexuales) configuran nuestra percepción de la realidad.

El sexting es un buen ejemplo de eso. Mi amiga F. a propósito del envío de nudes me decía que para ella era un proceso de autoerotismo, para mí las descripciones de los múltiples escenarios posibles me excitaban porque me hacían sentirme deseada por la persona con la que sexteaba y sólo por esa persona en específico: yo era su objeto de deseo. Creo que el sexting borra la barrera de lo impersonal del porno para convertirnos en protagonistas de nuestras fantasías… o deseos; pero a veces un deseo, pese a que tengamos la posibilidad de llevarlo a cabo,  se mantiene en el plano de lo virtual.

De adolescente me gustaba entrar a las salas de chat, lo hacía porque era introvertida y esa era una manera sencilla de comunicarme con otras personas; aun así, mucha gente (mis padres, sobre todo) tenían la idea de que esas salan eran un punto de encuentro para un montón de “pervertidos” (en el sentido peyorativo de la palabra) que sólo buscaban sexo (tal vez sólo virtual) y eso era en parte verdad, pero sólo en parte. Eso fue mucho antes de las cámaras web, y muchísimo antes de las nudes, así que sólo estaban las descripciones verbales, en ese sentido pudo haber sido fascinante para mí porque habría encontrado bastante material literario (porque #ñoña), pero jamás me atreví a seguirle la plática a AMOROSOYDOTADOXXX.  Creo ahora que esas salas de cibersexo en tanto que no permitieran un encuentro físico eran una especie de confesionario de fantasías, o tal vez un espejo en el que cada uno reflejaba su propio deseo, pero también su soledad.

Muchas otras fantasías sexuales no son perversas, no todas las personas fantaseamos con infringir dolor, algunos preferimos ser sumisos y excluimos en automático el otro polo; es decir, nos mantenemos en lo que nosotros creemos que es “la norma” de lo sexual. Pero tienen en común con las que son perversas la imposibilidad de llevarse a cabo, se refieren al otro, pero muchas veces es justo ese otro el que impide su realización y se queda para nosotros en una especie de sex symbol con el que jamás concretaremos ningún tipo de encuentro.

Para el psicoanálisis, en especial para Slavoj Žižek, es importante hacernos responsables de lo que deseamos y aprender a distinguirlo de lo que otros nos hacen creer que deseamos, porque puede que creamos que estamos deseando algo… un auto, por ejemplo; pero es porque ese auto nos traerá a la mujer que lo está anunciando y puede que no queramos en último momento a la mujer, tal vez sólo no queremos sentirnos solos. Al hacernos responsables de nuestro deseo nos confrontamos con la ideología, esa gran máquina de poder que nos dice qué es lo que deseamos, por eso la fantasía en general es subversiva, nos permite cuestionar lo normativo y proyecta no sólo nuestro inconsciente sino también nuestra personalidad. Darnos el tiempo de fantasear y reflexionar sobre nuestras fantasías nos abre la puerta a ese espacio de nosotros mismos que es contestatario y creativo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s